10.10.11

another binary day again

Pues resulta que hoy también es uno de esos días que son binarios aunque para esta ocasión no fue tan sonado como otros o mejor dicho como otro, tal es el caso del año pasado con el 101010 el cual estuvo muy sonado y además fue en domingo un día de aporte que por cierto me tocó a mi y si mal no recuerdo al ser un día binario decidí compartir un disco que en sí no es mio pero me dieron chance de compartirlo pues además de todo esto era doble y de importación :)


Por otro lado me recuerda a un juego de hace mucho tiempo que se llamaba Binaryland un juego de 8 bits si es que no me equivoco (del número de bits) y bueno, al principio de esto que no me acuerdo cómo o obtuve, es decir si lo compré o si venía en mi juego ¬¬













Como sea el chiste fue que trataba de jugarlo pero ni le entendía cómo, cuáles eran las reglas pues al tratar de direccionar a los personajes uno se iba del lado contrario al que tu escogías como principal, viendo que no podía entenderle lo mandé a la verge ... pero en cierta ocasión me decido a entenderle para ver si acaso podía al menos pasar un nível, después de cierto tiempo pude entender la mecánica del juego que más que reglas, pues estas eran muy obvias, era el cómo poder controlar a los dos pingüinos que salían, finalmente entendí cómo y me encantó jugarlo.


::: extracto :::


Binary Land (バイナリィランド?) es un videojuego lanzado en 1984 por Hudson Soft para MSX, FM-7, NEC PC-6001, NEC PC-8801 y en 1985 para la consola Nintendo Entertainment System.


Objetivo del juego
. El jugador controla al mismo tiempo a dos pingüinos (Gurin y Malon) que se encuentran en lugares opuestos de una habitación. Para ganar el juego, se debe llevar a los dos animales hasta la punta de la habitación mientras se esquivan arañas y sus telarañas. Al llegar arriba, los dos pingüinos deben tocar un corazón en una jaula que se encuentra allí al mismo tiempo. Como factor de dificultad existe un límite de tiempo, además de el hecho de que los pingüinos se mueven a la inversa de el otro. Cuando los pingüinos se unen, lo dos se dan un beso y avanzan al siguiente nivel. Como muchos juegos antiguos, Binary Land no posee final. La música que suena de fondo es la melodía del vals Je te veux de Erik Satie.











PS. Por ahí debo tenerlo y seguro que en la red está el juego para emularlo :)

0 patrocinador(es):